11 enero 2018

Hacienda inscribe bonos por US$3.000 millones en EEUU

Mercado señala que hoy es buen momento para emitir deuda, pese al alza de tasa estadounidense. Riesgo país de Chile es uno de los que más ha caído en América Latina.

Una nueva línea de bonos por US$3.000 millones se encuentra tramitando el Ministerio de Hacienda ante la Comisión de Valores y Bolsas de EEUU (SEC, por sus siglas en inglés).

La línea, sumada al saldo que tiene disponible actualmente, le permitiría al Gobierno emitir bonos en mercados internacionales por hasta US$4.617 millones.

Según se lee en el prospecto enviado por el Ejecutivo al regulador norteamericano, lo recaudado con las emisiones se utilizarán para “fines generales”.

En Hacienda recalcaron mediante un comunicado que “el monto de esta línea de emisión no implica necesariamente su utilización por parte del Fisco”, agregando que “cada emisión futura debe enmarcarse dentro del margen de endeudamiento que autoriza la Ley de Presupuestos”.

La Ley de Presupuestos correspondiente al ejercicio 2018 contempla un tope de US$9.500 para la deuda, tanto en el mercado nacional como internacional, ya sea en pesos o moneda extranjera.

Desde el mercado señalan que actualmente es un buen momento para emitir deuda, pese al alza de la tasa estadounidense.

Felipe Lubiano, jefe de renta fija latinoamericana de BCI Asset Management, comenta que es un momento “conveniente” para acudir al mercado, considerando la baja en el riesgo crediticio del país expresado en los Credit Default Swaps (CDS), y que se ha observado una compresión en el spread de los bonos corporativos.

El riesgo país de Chile es uno de los que más ha caído en América Latina en las últimas semanas, manteniéndose en mínimos desde el 2008.

Desde MCC, el gerente de renta fija internacional Diego Torres concuerda.

Si bien la tasa de bono del Tesoro estadounidense a diez años ha subido en los últimos meses, (ubicándose recientemente sobre el 2,5%), incrementando así el costo de endeudamiento, Torres sostiene que el alto apetito por activos de mercados emergentes presionaría el spread de los papeles, lo que “probablemente” compensaría el alza de los tipos de interés.

La última emisión internacional se llevó a cabo en junio del año pasado, a través de bonos en euros y dólares. En esa ocasión, la demanda representó 5,5 veces los US$2.300 millones ofertados por el Fisco.

Fuente: Diario Pulso

Fecha publicación: 11 de enero de 2018.